Enlaces

Publicidad

Gestión de cobros y riesgos

La gestión de cobros es un aspecto fundamental en la mayoría de Pymes. Este texto aporta algunas ideas para una correcta organización de la tarea con G4100.

Una buena gestión de cobros supone 3 cosas:

  • Todo se debe cobrar.
  • Que se cobre a tiempo.
  • Que la gestión de cobros no use recursos excesivos.

A qué empresas se dirige esta información

Prácticamente todas las empresas que venden a terceros salvo aquellas que solo lo hacen en ventas contado. Un comercio que no admita el crédito a clientes verá poca utilidad en esta información (solo necesita supervisar algunos datos bancarios, como el cobro de tarjetas de créditos). Por contra las empresas que gestionan distintas formas de cobro tales como recibos, transferencias, etc... requerirán conocer a fondo la gestión de cobros.

Objetivos de la gestión de cobros

Repito los tres conceptos que enuncié al comienzo del texto pero de forma más detallada.

Objetivo 1: Todo se debe cobrar. O sea, no debe haber impagados no recuperable. Si algo no se cobra es una pérdida. Se pierde el dinero y todo el trabajo hecho tanto en la venta como en la gestión de cobro.

Para conseguir que todo se cobre tenemos que intentar minimizar el crédito a clientes y darlo con seguridad. Un criterio necesario es que debemos limitar el crédito a cada cliente en base a unos criterios que sean lo más fiable posible.

Si tenemos contratado un seguro de crédito, este seguro nos garantiza los cobros, pero con unas condiciones que debemos cumplir siendo la primera que asgina un tope a cada cliente. Si no tenemos un seguro el riesgo lo asumimos nosotros, así que procede asignar un tope de crédito que pensemos es adecuado para el cliente, que razonablemente no fallará y que en el caso de fallar podemos asumirlo como pérdida.

Objetivo 2: Que se cobre a tiempo. Los retrasos en los cobros pueden suponer problemas de tesorería. Además son un gasto importante: Un gasto en la gestión y un gasto financiero.

Objetivo 3: Que la gestión de cobros no use recursos excesivos. uchas empresas controlan los costes de producción y olvidan en la rentabilidad la gestión de cobros, con lo cuál algunas ventas generan pérdidas pero se ignora. La gestión de cobros puede consumir un tiempo necesario para otras tareas.

Conclusiones